Sociedad filantrópica, filosófica y progresista. Sus objetivos: la exaltación y el perfeccionamiento de las más elevadas virtudes humanas.

Es filosófica porque orienta al ser humano hacia la investigación racional de las leyes de la Naturaleza.

Invita al esfuerzo del pensamiento que va desde la simbólica representación geométrica, hacia la abstracción metafísica.
Busca la reflexión filosófica, la penetración del sentido espiritual del movimiento de la Historia; contempla en cada tiempo histórico las nuevas inspiraciones doctrinarias y asimila, de cada sistema filosófico, lo que pueda significar el aporte al patrimonio de la verdad.

Es filantrópica porque practica el altruismo, desea el bienestar de todos los seres humanos y no está inspirada en la búsqueda de lucros personales de ninguna clase.
Sus esfuerzos y sus recursos están dedicados al progreso y felicidad de la especie humana, sin distinción de nacionalidad, razas, sexo, ni religion, para lo cul tiende a la elevación de los espíritus yla tranquilidad de las conciencias. “Toda la especie humana es una sola familia dispersa sobre la faz de la Tierra, todos los pueblos son hermanos, y deben amarse unos a los otros como tales”.

Es progresista porque partiendo del principio de la inmortalidad del alma y la creencia en un principio creador, regulador e infinito, no se aferra a los dogmas, prevenciones o supersticiones. Y no pone obstáculo alguno al esfuerzo de los seres humanos en la búsqueda de la verdad, ni reconoce otro límite en esa búsqueda que el de la razón humana basada en la ciencia.